La educación artística.

Es necesario revisar la manera en la que se imparte, sus contenidos, sus conexiones con el mundo tecnológicamente activo y eminentemente visual que nos rodea y otorgarle la creciente importancia que está adquiriendo. Un mundo visual requiere de un entrenamiento para poder leer sus imágenes. Las múltiples imágenes que vemos a diario y que ejercen un tremendo poder sobre nuestras mentes y en consecuencia sobre nuestros comportamientos. El arte es comunicativo, pero para que exista comunicación es necesario conocer los códigos, y estos códigos, este lenguaje, tiene que ser enseñado en la escuela.
La educación artística es la asignatura desde la que se puede ayudar a los alumnos a valorar y desarrollar lo que les hace distintos, únicos tanto a ellos mismos como a sus obras, contribuye a la construcción de la propia identidad. Esta asignatura no busca una sola respuesta, ya que en la diversidad de respuestas está el fin; valorar la visión personal. Y esa visión personal surgirá de la búsqueda, del análisis, de las conexiones que establecemos en nuestro interior, de los pequeños descubrimientos, de la toma de decisiones, de nuestra capacidad de riesgo, de la variedad y de la flexibilidad. Para todo esto tenemos que entrenarnos. Lo que nos conducirá hacia un pensamiento crítico, activo.

.

.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Monstruo triste, Monstruo feliz.

                     Autores: Ed Emberley y Anne Miranda 
Editorial: Océano Travesía
Edad: a partir de 2-3 años.

¿De qué trata?

Felices, tristes, enfadados, cariñosos, preocupados… Los monstruos también se sienten y nos explican cuándo y por qué. La inteligencia emocional es algo a lo que damos mucha importancia y actualmente fomentamos a través de actividades, literatura infantil, juegos, etc.
El autocontrol de nuestras emociones y saber gestionarlas es fundamental para que  nuestros pequeños se desarrollen correctamente y es algo que debemos fomentar y favorecer tanto desde la escuela como desde casa.
 
 Al final de cada página nos encontramos una máscara que expresa cada emoción que los monstruos describen. Desde mi punto de vista esta es la clave fundamental del libro ya que con estas máscaras, a través del juego, los niños se ponen en el lugar del otro, dramatizan y pueden responder las preguntas de cada página para aprender a expresar como se sienten.
 Destaco las ilustraciones, sencillas pero llenas de color para captar la atención utilizando como recurso el fondo negro (para que luego digan que el negro es feo). Los monstruos además son muy expresivos y los pequeños se parten de risa con la forma de expresar sus emociones. 
 
 
¿Cómo utiliza los colores?
Me parece muy útil la forma de usar los diferentes tonos de colores para relacionarlos con las emociones, algo que podemos ver en otros cuentos como “el monstruo de colores” y nos puede servir para realizar actividades posteriormente.
  • Monstruo amarillo – Feliz
  • Monstruo rojo – enfadado
  • Monstruo rosa – Cariñoso
  • Monstruo azul – Triste
  • Monstruo naranja – Preocupado
  • Monstruo verde – le gusta asustar
  • Monstruo morado – Divertido

¿Cómo leerlo?
Cada persona tiene su forma personal de contar un cuento pero este cuento da juego para hacer pausas en la lectura para que el niño participe. Por ejemplo, completando el monstruo siguiente (el cual puede ser el siguiente de verdad o aleatorio).
Un ejemplo sería: enseñar el monstruo y decir “ahora le toca al monstruo” (los niños dirían azuuuuul o tristeeeee), si solo dicen el color diremos y cómo se siente…
También podemos preguntar a los niños que cosas les hacen sentirse del mismo modo que los monstruos e intentar provocar así una conversación entre todos en forma de pequeña asamblea.
 
Posteriormente a la lectura podemos hacer que fabriquen su propia máscara, si son más mayores quedarán máscaras más reales y si son peques quedarán un poco más abstractas. Lo importante no es el resultado final sino lo que aprendan y como interioricen lo que hemos realizado.
Se trata de un cuento perfecto para niños de 2 a 3 años, pero también se puede utilizar hasta los 6-7 y darle mucho juego, todo depende de nuestra propia imaginación. Desde mi punto de vista es un cuento que todo amante de la literatura debería tener en su aula o en su biblioteca, pero como todo en esta vista para gustos los colores.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Solgo. María Teresa Andruetto

Diminuto (Antonio Granados - Cecilia Varela)


Miró: la experiencia de mirar. Comenzó el 25 de OCTUBRE 2017 Finaliza el 25 de FEBRERO 2018.

Sobre la exhibición

El Museo Nacional de Bellas Artes inaugura el 25 de octubre, a las 18, la muestra Miró: la experiencia de mirar, que se centra en el trabajo del artista catalán Joan Miró (1893-1983) durante las dos últimas décadas de su vida.

La exhibición presenta cincuenta obras, realizadas por Miró entre 1963 y 1981, pertenecientes a la colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, de España, con curaduría de Carmen Fernández Aparicio y Belén Galán Martín, bajo la dirección de Manuel Borja-Villel y Rosario Peiró.
Miró, quien desde los años 20 se mantuvo en el centro del devenir del arte moderno vinculado a los círculos parisinos de vanguardia, inicia hacia mediados de la década del 50 un proceso de introspección, en el que alcanza la máxima simplificación de su universo. En 1956, el artista se traslada a su nuevo estudio de Son Abrines en Mallorca, diseñado por su amigo Josep Lluís Sert. En el taller-vivienda, reúne por primera vez la totalidad de su producción, lo que le ofrece la posibilidad de revisar y redefinir, directamente, toda su obra. En esta época, parte de un motivo casual o fortuito, que puede ser una mancha, una gota, una huella, un objeto encontrado o un elemento natural, recreando, por medio de este impulso, un tema frecuente en su obra: la representación de la naturaleza y de la figura humana. “Miró supera la realidad como referente para convertirla en materia y signo, y construye un lenguaje simbólico esencial que emplea en la resolución de problemas plásticos”, señala el texto curatorial que acompaña la muestra.
  
La exposición Miró: la experiencia de mirar permite acercarse a esta renovación de su pintura, en la que el artista intensifica el trabajo directo en el lienzo, abordando los grandes formatos e incidiendo en las posibilidades del gesto y las cualidades del material. Se encamina así a una simplificación, tanto en la definición de la forma como en el uso del color, para conseguir –según lo que el propio artista declaró en 1959– que “las figuras parezcan más humanas y más vivas que si estuvieran representadas con todos los detalles”.

La exposición –que viajará en marzo de 2018 al Museo de Arte de Lima, del Perú– presenta 18 pinturas, 6 dibujos, 26 esculturas y dos filmes: Miró parle (Miró habla), de 1974, del fotógrafo y realizador francés Clovis Prévot, que incluye una profunda entrevista al artista, realizada en 1972, en Palma de Mallorca, por Pere Portabella y Carles Santos, en la que el pintor repasa toda su carrera; y el cortometraje Miró l’altre (Miró, otro), de 1969, dirigido por Portabella, una de las piezas más importantes de la filmografía dedicada al autor, que documenta la composición y posterior destrucción por parte del artista de un mural sobre la vidriera del Colegio Oficial de Arquitectos de Barcelona.


Miró: la experiencia de mirar es organizada por el Museo Nacional de Bellas Artes y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, con la colaboración de la Embajada de España en Argentina y el apoyo de la Asociación Amigos del Bellas Artes.
La muestra podrá recorrerse en el Pabellón de exposiciones temporarias del Museo, entre el 25 de octubre de 2017 y el 25 de febrero de 2018, de martes a viernes, de 11 a 20, y sábados y domingos, de 10 a 20.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Visita a la muestra. Papel: Esencia y Materialidad.






Presentamos la obra de Maria Laura Valentini, artista invitada a la exposición que organiza la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel (AFCP) el próximo sábado 4 de noviembre en, Av. Belgrano 2852 (CABA), durante La Noche de los Museos.
María Laura Valentini (Buenos Aires, 1972) es diseñadora gráfica por la Universidad de Buenos Aires. Además, cursó estudios en el IUNA. Es artista visual y performer, y vincula estas actividades realizando collages y acciones performáticas en vivo, tanto en obras teatrales como participando de colectivos de artistas. Actualmente, desarrolla una instalación de collages realizados con papel obra, papel de embalaje y recortes de diarios y revistas para la exposición “Papel: esencia y materialidad”, con la que la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel celebrará su 85 aniversario. La inauguración será el sábado 4 de noviembre de 20 a 3. La misma se extenderá hasta el 15 de noviembre y estará abierta al público de lunes a viernes de 12 a 18.
Si querés ver más sobre su obra hacé clic en: www.malalavalentini.com.ar
 http://www.afcparg.org.ar/
http://pablolapadula.tedeartistas.com.ar/